Opinión Artículos Libros


Me equivoqué.

Si. He de reconocer que me equivoqué cuando dije que Iglesias al frente de Podemos no llegaría nunca a gobernar.

Desde luego ha quedado demostrado que yo, como profeta no tengo futuro.

Lo han conseguido. Él y su parienta Irene Montero –que vaya una carrera la suya: de cajera de supermercado a ministra en tan sólo cinco años.

El matrimonio “Ceaucescu” ya son ministros, los dos; bueno él más, que para eso es el “macho Alfa”, él es nada menos que Vice-presidente del Gobierno de España. ¡Toma ya!

Bien es cierto que cuando pronostiqué erróneamente, me descuidé. A pesar de los mensajes y contra mensajes previos no supe valorar suficientemente la avidez insaciable de poder de Pedro Sánchez. Lo infravaloré porque este sujeto, con un objetivo perfectamente definido, es completamente imprevisible en sus contradicciones.

Yo acertaba en el fondo, pero no en la forma. Pensaba que Podemos por sus propios votos no podría nunca llegar al gobierno, y sigo pensándolo; también contaba con el “insomnio” que le causaba a Pedro el acercar a Pablo a los sillones de la Moncloa. Pero no conté con la posibilidad de aplicarse una terapia a base de “dormidinas” capaces de hacerle sobrellevar tal desequilibrio del sueño, y erré.

Ayer, al fin, veíamos cómo llegaba a las escalinatas de acceso al Palacio de la Moncloa a un Iglesias en pantalón vaquero –los socialistas, los de la primera promoción, ya nos enseñaron que se podía entrar en el palacio con la pana- y lo hacía cubierto con un abrigo y bufanda (hacía una rasca que pa qué) pero se presentó sin corbata que esto, siguiendo su costumbre, ya lo había hecho en la visita previa ante el Monarca, aunque para aquella ocasión al menos tuvo el “detalle” de ponerse una americana. Después del posado ante las docenas de cámaras de los periodistas apostados frente a la entrada, parado con laspiernas abiertas y los brazos colgando a los costados –me recordaba al Gary Cooper de “Solo ante el peligro”- parecía a punto de desenfundar. Por fortuna lo que llevaba en la mano el tal Iglesias, que vaya también un apellido para un comunista-republicano-socialista y anti monárquico, no era un revolver, era una cartera que parecía cobrar vida queriendo separarse de él.

Tras él aparecía su devota compañera, de partido, de chalet, de cama, y ahora también de gobierno. Siendo ministra de Igualdad no podía por menos, siendo fiel a su recién estrenado cargo, que empezar reprochando a los periodistas presentes que todos fueran hombres. Posteriormente, y ya dentro de la sala del Consejo, con cierto desconcierto –la falta de costumbre de los nuevos- se sentaron alrededor de una mesa a la que han tenido que añadir sillas para todos. La mesa más importante del País desde la que se maneja la vida presente y futura de todos los españoles.

Ya han llegado. Ahora yo son la élite de la “casta” por pleno derecho. Ahora, como le pronosticó sabiamente el Rey a Sánchez, viene el dolor. Es evidente que se refería a los dolores de cabeza que ha de producir el gobernar un País, pero mucho me temo, y quisiera equivocarme de nuevo, que con este gobierno el dolor va a ser compartido por todos nosotros.

Siguiente >>


Anterior Abuelo Perejil Guerrero antiFax

Cocinar: La cocina es mucho más que un primero
Una buena paella o un buen solomillo están muy bién, pero la cocina es algo más, es sorprender con un plato chino, o un pan recien hecho por nosotros, o hacer una merienda especial para que se le cure el resfriado. Una colección de platos típicos del mundo, recetas auxiliares, cocina antigua, propiedad de los alimentos...No se lo pierda.

Información


Música: Himno de la Comunidad Valenciana.
Refrendado por los Alcaldes de Alicante, Castellón y Valencia, en el año 1.925 con letra de Maximiliano Thous Orts, y musica del maestro José Serrano Simeón.
Una selección de las mejores músicas populares de la Comunidad Valenciana.

Escúchela



Index Biblioteca ComarcaRural